Grupos Bíblicos Unidos

Noticias

19/12/2017
XXXIII Encuentro Nacional GBG: La enorme fortaleza de la extrema debilidad
Protestante Digital
Volver al listado

XXXIII ENCUENTRO NACIONAL GBG

La enorme fortaleza de la extrema debilidad

Bajo el título “La fortaleza de la debilidad”, se lanzó un desafío a que las iglesias recuperen su esencia y llamado; ser canal de preparación para sus miembros en el lugar de trabajo, y que Jesús sea el Señor de todo.

FUENTES: GBU, CULLERA 19 DE DICIEMBRE DE 2017

gbg2017-1.jpg
Participación de Pablo Martínez Vila / GBG

El sorprendente camino de transformación interior, donde la debilidad humana se convierte en fortaleza por la gracia de Dios que actúa en nosotros para perfeccionarnos, fue uno de los principales mensajes que los más de 240 profesionales cristianos tuvieron oportunidad de escuchar en el XXXIII Encuentro Nacional de GBG.

En la ciudad valenciana de Cullera, los días 7 al 10 de diciembre, y bajo el título general, “La fortaleza de la debilidad”, se lanzó también un desafío a que las iglesias recuperen su esencia y su llamado, y ser el canal de preparación para sus miembros en el lugar de trabajo, además de que Jesús sea el Señor de todo.

Abogados, psicólogos, cristianos en ciencias, trabajadores sociales, economistas, médicos, docentes y comunicadores, graduados españoles y de otras nacionalidades, analizaron la influencia de la Reforma Protestante en sus ámbitos profesionales y, recordaron una máxima del fraile agustino Lutero: “debemos asegurarnos de que nuestro trabajo consiga propósitos divinos”. 

 

EL PODER DE CRISTO, NUESTRA FORTALEZA

“El mensaje cristiano es muy relevante en este mundo porque es un mensaje de poder, el poder de Cristo, para dar reconciliación, perdón, paz, y sobre todo, sentido a la vida, esperanza”, son las insuperables buenas noticias de las que habló el médico psiquiatra, Pablo Martínez, en sus exposiciones bíblicas.

Bajo el paradójico título “Cuando soy débil, entonces soy fuerte” el expositor habló de la gracia de Cristo y de la debilidad humana, teniendo en cuenta el texto autobiográfico del apóstol Pablo de 2ª de Corintios. Las credenciales de este discípulo de Jesús fueron “una debilidad guiada por Dios”, a pesar de que, si nosotros hubiéramos confeccionado la lista de los héroes de la fe de Hebreos 11, no hubiéramos incluido a estos hombres débiles.

El poder de Dios se hace perfecto y maduro en la debilidad y “cuanto mayor destaca éste, mayor estaca”, referida esta última al sufrimiento de algunos ministros de Cristo: problemas de salud, persecución física y privaciones por falta de recursos. Estamos atribulados, en apuros, perseguidos y derribados; pero no angustiados, ni desesperados, ni desamparados ni destruidos.

En medio del retrato de la debilidad humana, lo esencial no es encontrar el propósito de Dios en esto, sino la esperanza de saber que se perfecciona en nosotros el poder de Dios. Respecto a esto, Pablo Martínez consideró la frase reveladora: “si supieras de lo que te ha salvado Dios, te morirías de miedo; si supieras para que te ha salvado, te llenarías de alegría”.

La debilidad fructífera es aquella que tiene en cuenta los efectos secundarios como positivos: una renovación interior, con una visión correcta de la vida, que produce un cada vez más un excelente y eterno peso de gloria. Pablo Martínez hizo referencia al texto bíblico de “el aguijón en la carne” para considerar las etapas de transformación. Cristo sintió debilidad por los débiles, mientras que el filósofo Nietzsche pensó en que ésta era el único mal existente.

La primera etapa del cambio extraordinario es que “el Señor ha dicho”, con lo cual, no es lo que nosotros queramos, sino la gracia y el poder de Dios que nos dan una salida en la prueba porque Dios nos dice. En segundo lugar, el recurso irresistible de “mi gracia te basta”, y, tercero es considerar que el poder de Dios se perfecciona en la debilidad. Es importante, construir la casa sobre la roca y no sobre la arena.

El apóstol Pablo reconoce el propósito de que cuando es débil, entonces es fuerte, y, la razón de que repose sobre él, el poder de Cristo. Dios da esta dinamita que despliega el poder contra la amargura, la autocompasión o el victimismo.

Por último, el psiquiatra Martínez consideró que la importancia de la frase “Bástate mi gracia” radica en que existen pensamientos negativos y hay que desarmarlos, llevándolos cautivos a Cristo. De esa manera, haremos un cambio de visión y los sentimientos oscuros del sótano, pasarán a la luz del ático. Una buena conclusión: el profesional cristiano puede gozarse en las debilidades por amor a Cristo, ya que Él las transforma en fortalezas.

gbg2017-2.jpg
Una vista general de la conferencia / GBG

 

TRABAJO CON PROPÓSITOS DIVINOS

El actual secretario general de los Grupos Bíblicos Unidos, Joaquín Hernández, explicó en una plenaria titulada “la iglesia en el trabajo” que la misión de la iglesia es participar en la misión de Dios y que los profesionales son escogidos para el cumplimiento de la misma, como embajadores en el lugar de trabajo.

Como profesionales cristianos somos llamados a realizar todo para el Señor y la iglesia tiene que implicarse en la sociedad en la que se encuentra. La iglesia lo es cuando está reunida, pero también cuando está dispersa, entonces, es un error pensar que a Dios no le importa el tiempo que estamos en el trabajo.

El contexto de discipulado y enseñanza no debe ser el exclusivo del edificio de la iglesia, sino el del lugar que lo rodea, así como todo el mundo y la vida diaria. Para ayudar a la iglesia en este cometido, Joaquín contempló varias dinámicas en las que se permitiera enfocarse en el lugar de trabajo como misión, desarrollando esta visión integral de la vida y la iglesia.

Ana Ribera, asesora de GBU en Valencia y Dorcas González, asesora de GBU en Barcelona y Zaragoza, animaron con la plenaria “Cómo compartir tu fe en el trabajo” a desarrollar una evangelización relacional auténtica, intencional y generosa, natural, personal de trabajo en equipo.

Jorge Saguar, experto en Dirección estratégica y actual Presidente del Comité Ejecutivo de GBU, consideró en su plenaria de “La iglesia en la ciudad” que hay que tener en cuenta la posibilidad de ofrecer esperanza para las grandes ciudades, teniendo en cuenta que es donde están los recursos, la cultura, el bienestar y el máximo de población.

Manuel Suárez, médico y también miembro del Comité Ejecutivo de los GBU cerró el ciclo de plenarias con “la iglesia en la vida pública”, haciendo una reflexión sobre cómo vemos a los demás pueblos, cuál es nuestra comunicación ante la sociedad y cuál debería ser nuestra estrategia política en relación a la sociedad.

gbg2017-3.jpg
Uno de los actos centrales del encuentro / GBG

El liderazgo como servicio, el cuidado pastoral del profesional, el arte de hacer preguntas, los secretos de la frescura a largo plazo o los principios de la Reforma hoy fueron los seminarios con contenido profesional y espiritual, que los asistentes al XXXIII Encuentro de GBG tuvieron la oportunidad de disfrutar.

Las diferentes secciones profesionales que se reunieron estos días, presentaron sus nuevos proyectos, sus retos y sus logros alcanzados durante el año anterior, siempre con el propósito de hacer discípulos entre estudiantes y profesionales y buscar la excelencia en el puesto de trabajo.

La novedad de este año de celebración del V centenario de la reforma protestante fue la presentación de 95 tesis, planteadas ante la sociedad, para mostrar que los profesionales cristianos tienen mucho que aportar como valores en una sociedad en donde hay carencia de integridad política y económica.

En otro sentido, y para ampliar y favorecer la obra en sus países, también en este Encuentro se dieron cita algunos responsables del grupo de GBU en Chile y algún recién graduado de Guatemala.

La influencia de la Reforma en los distintos grupos profesionales también fue motivo de reunión de las secciones profesionales, para recordar cómo el protestantismo tuvo su aportación en la Economía, la Medicina, la Comunicación, la Enfermería, etc.

En 2019, los graduados y profesionales se volverán a encontrar en Fórum y, esta vez lo harán acompañados por estudiantes de institutos y universitarios, así como pastores y líderes de iglesia y al resto de la iglesia.

Es un reportaje de Marta Cabañas

Leer la noticia en Protestante Digital