Grupos Bíblicos Unidos

Iberdrola

IBERDROLA: Éxito en la implementación de políticas familiarmente responsables

Iberdrola, es la primera empresa del sector eléctrico y una de las doce primeras empresas certificadas en EFR. Ahora que se cumple un año de su implementación, es un muy buen momento para analizar que repercusión ha tenido en la empresa y su colectivo. El Sr. Ramón Castresana, Director General de Recursos Humanos de Iberdrola, explica claramente las ventajas, cambios significativos y su valoración sobre las políticas familiarmente responsables.

ICWF ¿Qué ventaja destacaría como principal y qué inconveniente de las medidas aprobadas después de un año?

R.C. Una de las principales ventajas de la nueva organización horaria es que se ha conseguido incrementar la productividad de nuestros trabajadores gracias a un mejor aprovechamiento del tiempo, además de posibilitar una mayor conciliación de la vida laboral con la familiar. En cuanto a los inconvenientes, no creo que podamos hablar de ninguna cuestión en este sentido. El resultado de este primer año de experiencia desde que se implantó la jornada continuada ha sido realmente satisfactorio.

El objetivo de aumentar la producción en 500.000 horas. ¿Cómo se ha calculado el aumento esperado? ¿Qué repercusión práctica ha tenido?

Iberdrola tiene implantada distintas políticas de flexibilidad horaria y de jornadas especiales, para determinados colectivos que tradicionalmente nunca podrían haberse acogido a este tipo de jornadas. Pero en noviembre del 2007, la empresa ha establecido para un colectivo aproximado de 7.300 personas la jornada continuada, la jornada comienza de 7,30 a 7.55 y se sale entre las 15,05 a 15,30. Esto ha supuesto un incremento en la productividad directamente por un incremento de horas, 40 horas al año por empleado, eliminación de los tiempos perdidos en los cambios de ropa, así como en la hora de la comida. También ha supuesto una mayor motivación, la gente está mucho más motivada y rinde mucho más.

La vinculación de la retribución de los trabajadores a objetivos personales y a los resultados de la empresa ¿de qué modo ha afectado al personal? ¿Qué instrumentos de medición se han utilizado para la evaluación de objetivos?

El efecto de este tipo de iniciativas es muy positivo, puesto que se consigue una mayor implicación de los trabajadores, se fomenta el trabajo en equipo y se genera un mayor orgullo de pertenencia cuando los objetivos fijados se cumplen.

La política de Iberdrola en este sentido hace años ha cambiado, dejando fuera la tendencia al presentismo por el cumplimiento de objetivos. Existe una política retributiva de evaluación de los mismos que se liga a unos complementos y, desde el último Convenio, también a la subida del salario fijo.

¿Ha habido algún cambio significativo en relación al absentismo, las bajas por enfermedad, rotación de personal, etc?

Estos conceptos se han ido reduciendo progresivamente en los últimos años. Cuestiones como el absentismo, las bajas por enfermedad o la accidentalidad en el horario laboral mejoran año tras año gracias no sólo a la mayor flexibilidad horaria, sino también a la política de prevención de riesgos laborales que desarrolla de forma exhaustiva la compañía.

Hay que considerar también que el 25 % de los accidentes laborales se producían por la tarde, hoy tenemos contrastado que se ha reducido el índice de accidentabilidad y absentismo en un 10%.

Del análisis de los periodos anteriores, se ha observado que el número de bajas por accidente y absentismo se reduce, así como el número de días perdidos, e incluso el número de días de baja acumulados.

Respecto a la motivación del personal: ¿se han detectado variaciones?

El hecho de disponer de una mayor flexibilidad y de un mejor reparto de las horas de trabajo hace que los empleados estén más motivados en su día a día. Por ejemplo, la jornada continuada provoca que los trabajadores quieran aprovechar mejor su tiempo antes de irse a casa y dejar listos los asuntos pendientes para el día siguiente.

Es fundamental destacar el criterio de flexibilidad que se recoge para todo el colectivo de Iberdrola, con independencia de la implantación de la jornada continua.

¿Cual es la valoración de las medidas en general?

Las medidas de racionalización horaria aplicadas a lo largo del último año han sido verdaderamente gratificantes. Ha mejorado la productividad, el ambiente laboral y el orgullo de la plantilla de pertenecer a una compañía comprometida con la conciliación de la vida profesional con la personal.

Desde el punto de vista de la Compañía indudablemente, existe un refuerzo de la competitividad y de la Reputación Corporativa.

¿Cuáles son las líneas de futuro, hay políticas previstas para implementar?

El objetivo es seguir avanzando en nuestras políticas de racionalización y conciliación. Tras haber implantado la jornada continuada y fomentado una mayor flexibilidad horaria, continuaremos trabajando en la aplicación de otras medidas que sirvan para mejorar la calidad de vida de nuestros trabajadores.

Evidentemente Iberdrola estudiará la implantación de medidas conforme al análisis del perfil humano de nuestra plantilla. Queremos superar las legislaciones locales en sus políticas de apoyo a la familia, así como seguir adelante con las diferentes iniciativas que ya tenemos en marcha como el Plan Familia, para empleados que tengan familiares con discapacidad, actualmente tenemos en prueba piloto una experiencia del teletrabajo, en Iberdrola Ingeniería.

 

Tomado de la newsletter de IESE Business School