Grupos Bíblicos Unidos

Nuestra sociedad necesita la aportación protestante

Nuestra sociedad necesita la aportación protestante

Xesús Manuel Suárez
Empresa: 
Alianza Evangélica Española
Cargo: 
Vicepresidente del área de Vida Pública

Entrevista a de Daniel Hofkamp a X. Manuel Suárez en Protestante Digital

Xesús Manuel Suárez ha sido uno de los coordinadores del documento “Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después”, que acaba de publicarse.

AUTOR Daniel Hofkamp PONTEVEDRA 20 DE OCTUBRE DE 2017

xesus_manuel_suarez.jpg

Más de 90 evangélicos de España de distintas áreas han trabajado en “Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después”, una propuesta que analiza la sociedad actual y las examina a la luz de la Biblia, tal y como explicó Xesús Manuel Suárez a Protestante Digital.

El documento se ofrece desde esta semana en descarga gratuita desde la web de la Alianza Evangélica Española, con la idea de que los evangélicos de todo el país puedan distribuirlo más allá del entorno religioso, llegando con estas propuestas a su comunidad y a las autoridades más cercanas.

Xesús Manuel Suárez, vicepresidente del área de Vida Pública de la Alianza Evangélica Española, es uno de los coordinadores y revisores del texto final.

P. ¿Cómo se ha desarrollado este proyecto?

R. La idea era aportar a la sociedad española una visión renovada que surge de nuestra cosmovisión como protestantes. Lutero, en su momento, se plantó e hizo una enmienda a la totalidad, dejando claro que no estaba de acuerdo con como eran las cosas, y eso transformó el mundo. Nosotros, sin ser tan ambiciosos, lo que queremos es hacer una propuesta de transformación a la sociedad española, porque creemos que lo necesita. Entendemos que nuestra cosmovisión protestante puede ayudar a ello.

95_tesis.pngAsí que hemos abordado varias áreas, pidiendo a especialistas de cada una de estas que nos hiciesen una propuesta, fundamentada en la perspectiva protestante, para la sociedad. Así, por citar algunas, tenemos medicina, educación, acción política, ciencia, justicia, economía, cubriendo las áreas más relevantes. Muchos de estos aspectos se trabajaron desde los Grupos Profesionales (GBG), por lo tanto, con personas formadas en el área específica. Luego hicimos una revisión para que el texto tuviese una homogeneización. Antes de publicarlo, lo volvimos a pasar a los redactores del escrito inicial para que concretasen si se recogía adecuadamente su aportación. Así que es algo que ha llevado mucho trabajo.

También decir que los textos iniciales fueron siendo publicados en Protestante Digital, con la idea de que los lectores hiciesen su aportación. Desgraciadamente no hubo tantas aportaciones como nos gustaría, tal vez a la gente le da miedo a veces meterse en esto. Pero lo que queremos es que la gente se anime y que considere que nuestra cosmovisión puede ser transformadora en la sociedad en la que vivimos.

 

P. Uno de los puntos que se comenta en la introducción es que hubo cosas que España se perdió por rechazar la Reforma hace 500 años. ¿Qué fue lo que se perdió?

R. A mí me gusta mucho la política y suelo pensar en estos elementos. Centrándonos en esto, diré que la Reforma Protestante reivindicó los derechos de la persona. Cuando Lutero reclamó que cada uno de nosotros puede tener acceso a Dios sin mediador más que Jesús, o que cada uno puede tener acceso directo a la Biblia sin nadie que se la interprete, sino que a través de su relación con Dios puede leerla en libertad, está haciendo una proclamación de los derechos de la persona. Esto que aparentemente estaba limitado al entorno religioso tuvo una dimensión directa en el área social y política. No es de extrañar, por tanto, que los derechos democráticos se estableciesen con mucha antelación en países protestantes que de otras cosmovisiones. España está todavía intentando acabar de profundizar su democracia, y en buena parte, este déficit, que vemos estos días con ciertos tics de intolerancia, tiene que ver con que aquí no pasamos por la Reforma. Este país desconoce la Reforma.

Otro aspecto es que la Reforma Protestante abrió el mundo a la ciencia, a nuevas perspectiva sdel arte. España durante siglos tuvo un cordón que le impedía relacionarse. Se necesita una apertura de miras para sobrepasar los dogmas. Esto se lo ha perdido España también.

Un último elemento que citaría es el talante de libertad y respeto a la diferencia. Una de las características de la sociedad española, a todos los niveles, es la dificultad para comprender las diferencias y tolerarlo. Esto tiene mucho que ver con ese espíritu contrarreformista del que España fue abanderado. España fue el bastión de la lucha contra la Reforma protestante. Las consecuencias son las que vivimos hoy, en un país que tiene que aprender la tolerancia.

 

P. Este no es solo un documento religioso, sino que se reivindica que la fe protestante tiene mucho que ver con todas las esferas de la vida.

R. Justamente, en este documento el capítulo dedicado a teología es el último y uno de los más cortos. Alguien dijo que Lutero vació los monasterios y convirtió a cada creyente en un monje. El elemento religioso no es algo formal restringido al culto. Sobre esto hay mucho escrito. Pero lo que interesa de nuestra perspectiva es que esta forma de entender la vida como un servicio permanente a DIos nos lleva a buscar la excelencia en nuestro trabajo, la libertad y la verdad en nuestro medio. Por eso afecta a todas las áreas. Todas son susceptibles de ser analizadas desde una perspectiva bíblica. Por eso, la mayor parte del texto no tiene que ver con lo que muchos consideran “religión”. Por ejemplo, el capítulo de tesis sobre economía, que es brillante, hace propuestas muy concretas que tienen que ver con la globalización, con la cuestión del poder de las multinacionales, con la asunción de la sociedad civil contra los monopolios. Todo esto no parece religioso, pero tiene mucho de protestante.

 

P. Se sugiere desde el equipo coordinador que las iglesias y entidades hagan uso de este documento.

R. El presidente de la Alianza Evangélica, Marcos Zapata, tuvo la idea de que “claváramos” nuestras nuevas tesis en las puertas de la sociedad actual. Así que podemos llevarlas a los Ayuntamientos, los Parlamentos, las Diputaciones, o cualquier entidad social de relevancia. Queremos exponer lo que creemos a la sociedad pública. Por eso animamos a las comunidades evangélicas que el mismo día 31 de octubre que presenten este documento a las autoridades. Sencillamente ofrecerlo como una propuesta renovadora a la sociedad en la que vivimos. Creemos que es un acto significativo y con un valor de referencia hacia la historia muy importante, que puede ponernos en escena de la sociedad de este país. Es bueno que nos conozcan, porque la sociedad necesita conocer una visión distinta, la de la reforma protestante.

Leer la entrevista en Protestante Digital